miércoles, mayo 29Noticias que importan
Shadow

¿De qué están hechas las cuerdas de cello?

Al elegir cuerdas, una de las preguntas más obvias a las que te enfrentarás es de qué material está hecha la cuerda. La razón por la que los materiales son importantes es porque cada uno será diferente en términos de elasticidad, rigidez y peso/densidad y, por lo tanto, influirá en cómo las ondas viajan a través de la cuerda.

Al tocar el instrumento, la forma, velocidad y patrón de estas ondas es lo que diferencia el sonido entre diferentes cuerdas. Por eso tiene sentido que diferentes materiales influyan en la forma en que esas ondas se mueven a través de la cuerda y, por lo tanto, impacten el sonido que escuchamos.

A menos que sea un intérprete histórico, los cuales usaban  cuerdas de tripa hasta que se crearon las primeras cuerdas industriales de acero, probablemente esté considerando un núcleo sintético o un núcleo de acero, entorchado con diferentes tipos de metales como tungsteno, acero, aluminio o plata. También se pueden recubrir con otros metales como cromo u oro.

Comprender con precisión cómo estos diferentes materiales podrían afectar el sonido es un tema enormemente complicado. Algo que un científico de materiales profesional estaría en mejores condiciones de intentar explicar. Pero para que tengan una idea de lo que puede cambiar, la introducción del entorchado de tungsteno es un buen ejemplo.

Los diferentes metales tienen diferentes densidades. El tungsteno es casi el doble de denso que la plata, lo que significa que se puede utilizar la mitad para mantener el mismo peso total de la cuerda y, por tanto, la misma tensión. Por lo tanto, las cuerdas de tungsteno son más delgadas y las cuerdas más delgadas generalmente tienen menos rigidez, lo que desde un punto de vista acústico significa un mayor contenido armónico. Desde la perspectiva de tocar, las cuerdas más delgadas también son más fáciles para los dedos y pueden tener una respuesta más rápida del arco.

Materiales y consideraciones prácticas.

La elasticidad de la cuerda se refiere a cuánto cambia la tensión (y por lo tanto el tono) cuando aprietas o aflojas la cuerda. Las cuerdas con núcleo de acero son aproximadamente tres veces más elásticas que una cuerda sintética, lo que significa que las cuerdas de acero pueden ser un poco más difíciles de afinar (ya que la tensión responde rápidamente a pequeños cambios en la clavija o en los afinadores).

Sin embargo, las cuerdas de acero son un poco más estables que las cuerdas con núcleo sintético; apenas unos minutos después de colocarlas en su instrumento por primera vez, se asentarán en su tono estable, mientras que una cuerda con núcleo sintético puede requerir varias horas para asentarse (y las cuerdas de tripa mucho más).

Los materiales también reaccionan de diferentes maneras al entorno en el que se encuentran. El calor y los cambios en la humedad afectan menos a las cuerdas con núcleo de acero en comparación con las sintéticas y las de tripa. Así que tenga en cuenta incluso la humedad de las manos y los dedos, y moverse entre el camerino y el auditorio puede notarse un cambio si es que son muy distintos los ambientes.

Cuando la descripción de la cuerda lleva el término “wound”, significa que el entorchado de la cuerda, la parte exterior, es de ese material: tungsten wound (entorchado de wolframio o tungsteno), o aluminium wound (entorchado de aluminio).
El termino “rope core” se refiere a las cuerdas cuyo núcleo interno está fabricado a partir de filamentos entrelazados entre sí, a las llamadas cuerdas de núcleo trenzado.
El término “plated” se refiere a aquellas cuerdas  bañadas en un material, por ejemplo, en oro (gold plated).

Las cuerdas de acero se venían intentando fabricar desde 1920, pero hasta la segunda guerra no se logró desarrollar los avances necesarios para ser realizadas en serie y con efectividad. La primera marca en desarrollarlas y vederlas fue Thomastik-Infeld, y la versión actual es muy similar a la de los años 50 cuando se popularizaron al ser usadas por los solistas, que se resistieron un tiempo al cambio de las de tripa Evidentemente, la necesidad de un sonido mayor (al crecer las salas de concierto) y los viajes constantes con sus cambios de humedad y clima hicieron que las terminaran prefiriendo y recomendando publicamente.

Casi todas las cuerdas de violonchelo moderno están entorchadas, ya sea de metal o de tripa, pero los especialistas en música antigua a menudo usan cuerdas de tripa sin entorchar para darle autenticidad y sonido en La y Re, una práctica que era estándar para todos los violonchelistas hasta que Pirastro popularizó el aluminio. – Cuerdas La y Re de tripa entorchadas en los años 60. (Pirastro había comenzado a usar aluminio para enrollar cuerdas de tonos más altos a principios de los años 50, pero les llevó tiempo reemplazar las cuerdas crudas La y Re utilizadas por Pablo Casals, Emanuel Feuermann y otros gigantes del mundo del violonchelo de mediados del siglo XX. )

La leyenda sostiene que las cuerdas de metal para violonchelistas se inventaron y utilizaron ampliamente durante la Segunda Guerra Mundial porque la escasez de intestinos de oveja y los problemas de producción hicieron que las cuerdas de tripa preferidas escasearan. De hecho, las cuerdas de metal se utilizaron antes y hubo una migración gradual desde las décadas anteriores a la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1970, a medida que las tecnologías de cuerdas mejoraron y los gustos y necesidades musicales hicieron del acero una alternativa viable a la tripa.

Paralelamente al alejamiento de las cuerdas de tripa, se produjo el creciente movimiento de “música antigua”, en el que los músicos se dedican a una “interpretación históricamente informada”, tanto desde una perspectiva artística como técnica. Una idea aquí es que, al utilizar instrumentos y cuerdas similares a aquellos a los que estaba acostumbrado un compositor histórico, nos acercamos más a hacer realidad la visión de ese compositor. Entonces, mientras la mayoría de los instrumentistas de cuerdas cambiaban de cuerdas de tripa a cuerdas de acero durante las décadas centrales del siglo XX, las primeras cuerdas sintéticas también fueron desarrolladas por Thomastik-Infeld y lanzadas al mercado en 1970, bajo la denominación Dominant. Fue una manera de devolver la calidez de la tripa, sin perder las ventajas de las cuerdas modernas.