jueves, junio 20Noticias que importan
Shadow

Cómo comprar un violonchelo (guía para principiantes)

A la hora de comprar el primer instrumento, nos encontramos más o menos siempre con el mismo escenario: alguien que no conoce de qué se trata, qué hay que saber. Esto puede pasar con el mismo alumno o con sus padres, en caso de que sea menor. Qué puede pasar? Que estamos en manos de los vendedores. Si son honestos, nos aconsejarán bien y nos dirán los pro y los contras de algunos modelos o ejemplares. Si no lo son, nos sentiremos estafados bastante pronto. Teniendo en cuenta que hablamos de instrumentos que no son baratos, es crucial que no nos engañen.

El buen chelo cuál es?

En general esta pregunta no tiene una sola respuesta. Se puede decir que el mejor es el que, de acuerdo al presupuesto, es el que está correctamente hecho, bien de medidas, con madera decente y que ofrece un grado de salud adecuado. No se puede pedir el sonido de un Stradivarius, por supuesto, pero un instrumento bien hecho sonará bien, sabiéndolo tocar. Cuando el alumno empieza, no puede diferenciar esto: todos suenan mal, pero no es culpa del instrumento. Entonces, qué hacemos? Compramos por la marca? No siempre es este el caso, ya que las marcas son una fantasía que las fábricas chinas disponen en base a lo que los comerciantes le piden. El mismo instrumento que aquí se llama “Supercapo”, en Brasil puede tener una etiqueta que diga “Omejordomundo”. Veamos qué tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar.

Por supuesto, lo ideal es que el profesor pueda elegir el instrumento a comprar. No siempre sucede esto, por lo cual es muy bueno saber qué podemos encontrarnos.

Si vivís en el Polo Sur, o en una isla desierta del Pacífico, en la Patagonia, y simplemente no hay ningún profesor o experto disponible, nada, nada, nada, entonces comprá tu chelo a través de Internet en empresas de correo de confianza. Averigüá si puede comprar el chelo con posibilidad de devolverlo y obtener un reembolso durante el primer mes, si se encuentra un defecto.  Es importante también tratar de contactar un profesor o luthier que amablemente haga la elección por nosotros a la distancia. En ARGENCELLO, si entran a Facebook o al foro de la web, encontrarán inmediatamente gente dispuesta a ayudar en este sentido. Yo mismo he realizado esta elección por gente del interior.

Después de recibir tu chelo por correo, mirá adentro a través de los “orificios o efes” para encontrar un poste de madera debajo del pie izquierdo del puente. Si no lo ves, parado en el medio de la caja, y aparece suelto libremente en ella, rodando por ahí, no aprietes las cuerdas del violonchelo o intentes tocar tu chelo, ya que ¡¡¡puede romperse!!. ¡El alma (en inglés “soundpost”) debe estar en posición! Si las cuerdas se aflojan y el puente se sale durante el envío (Está puesto a presión, sin pegarse, como la mayoría de las cosas que hay en el instrumento), será mejor que consigas un violonchelista experimentado para volver a colocarlo correctamente. El puente debe estar en un lugar preciso entre las muescas de los orificios llamados “efes”, y debe estar perfectamente perpendicular al violonchelo, o inclinado levemente hacia el cordal, no hacia el que toca. Los pies del puente deben quedar perfectamente al ras del vientre del violonchelo, no pisando mal o torcidos.

¿Qué tamaño de violonchelo es el adecuado para cada uno?

Los violonchelos están disponibles en una amplia gama de tamaños para adaptarse al tamaño del violonchelista. Mi experiencia personal es que todo adulto,  si tiene más de un metro y medio de estatura, podrá usar un violonchelo de tamaño completo (4/4).  Obviamente, la persona con brazos más largos y manos más grandes tendrá menos dificultades con un instrumento más grande., ya que también varían dentro del 4/4 según el modelo que se use. Para los chicos, un violonchelo de 3/4 o 1/2 tamaño funciona bien según la edad, pero son un poco más difíciles de conseguir. Incluso tamaños más pequeños están disponibles, como el 1/8, pero muchos usan violas con un puntal adaptado para esta misión. Recuerden que habrá que cambiarlo cuando el alumno crezca, por lo cual no conviene comprar algo muy caro, pero tampoco muy barato o malo. No podrás revenderlo.

La mejor manera de determinar el tamaño correcto de violonchelo es probar en una tienda de venta de violonchelos, del mismo modo que probarías la ropa en una tienda de ropa. Sentate erguido en una silla de tal una altura en la que sus pies puedan descansar cómodamente en el piso. Extendé el puntal del violonchelo aproximadamente uno 25 o 30 cm. Deje que el violoncelo descanse contra su pecho en un ángulo de aproximadamente 45 grados. Si el violonchelo es del tamaño correcto, la parte superior del violonchelo descansará en el medio de su pecho, y la clavija de la cuerda DO estará cerca de su oreja izquierda. Probá los violonchelos  con varios largos de puntal (esto es muy variable, según el cuerpo de cada persona) hasta que obtenga ese tipo de ajuste.

La tabla es aproximada:

Tamaño Años de edad
1/10 3- 5
1/8 5-6
1/4 6-7
1/2 8 – 10
3/4 11-13
4/4 14+

PARTES A OBSERVAR

Un instrumento musical se compone de multitud de partes y accesorios. Todos ellos son importantes y de ellos depende que el sonido sea mejor o peor, así de sencillo. Y que tenga valor de reventa para poder comprar más adelante un instrumento mejor. Valorar su precio no podría realizarse sin saber el trabajo que conlleva construirlo y los materiales que lo componen, aunque sea de la manera más básica, para así considerar la calidad en su conjunto.

Maderas:

Hay un grupo de maderas tradicionales que se utiliza para la construcción de cada una de las partes del instrumento, por ejemplo arce y pino abeto para la tapa, los aros y el fondo; ébano para la cejilla, las clavijas, el cordal, arce para el puente…etc.

Las mejores maderas son las maderas macizas, es decir, no se componen de una mezcla de ellas, ni prensadas ni unidas por ningún proceso y eso da realmente un buen sonido. Los instrumentos de peor calidad están hechos de terciado o de una composición de mezcla de maderas, que dan como resultado un sonido muy pobre. Esta madera, sencillamente, no puede vibrar adecuadamente.

Interior de un cello

Por otro lado, la calidad de la madera no sólo es un factor, sino también su espesor y su densidad. Los luthiers de Cremona que inventaron los instrumentos de la familia de violín calibraban la densidad mirando las maderas al trasluz, pero ahora hay muchas herramientas y métodos para hacerlo. El problema es que gran parte del proceso de la fábricas chinas (las principales actualmente, antes eran las de Alemania y las de Europa del Este) se hace con máquinas, y eso hace que todas las maderas sean tratadas de igual forma. Resultado: instrumentos muy gruesos o muy débiles, que con el tiempo o no mejorarán o se romperán. También las partes que son encoladas a mano no están bien terminadas, sobre todo en el interior, por lo que quedan huecos en el pegado que hace que el conjunto no vibre bien.

Barniz:

En los instrumentos hechos por luthier, o sea, por una sola persona, o en un taller donde no más de 3 o 4 luthiers trabajan juntos, se usa un barniz al aceite que reúne las mejores tradiciones, pero…es lento de secar y hace que el instrumento tarde mucho en ser preparado para la venta, ya que lleva muchas manos. En la fábrica, por esta razón, se usa el laqueado (pintura de laca o plástica), el mismo tratamiento de las guitarras eléctricas. Se reconoce porque brilla mucho y es muy gruesa. Esta laca es mala para vibrar, tapa los poros de la madera e impide que el sonido salga del instrumento correctamente. Se puede quitar, en nuestro país algunos luthiers realizan este trabajo, pero…es caro y no siempre queda bien el nuevo barniz, que rara vez puede ser el ideal, sino una goma laca que al menos es más transparente al sonido y más fina.

Cuerdas:

Los chelos chinos suelen venir con una cuerdas espantosas, que suenan realmente feas y son poco más que alambres. Siempre hay que cambiarlas. Pero también impiden valorar la calidad de un instrumento aunque todo lo demás sea correcto.

Accesorios:

El ébano es una madera cara, por lo cual es reemplazada por cualquier madera dura, que nunca es negra, por lo que se laquean las tastieras de negro. Con el tiempo se sale este laqueado y se ve la madera marrón que hay debajo. Si no es ébano, conviene quitarle este revestimiento. Igualmente hay otras maderas duras que son muy buenas para este fin, y que se usan en instrumentos caros: palo rosa es una de ellas. El color es agradable, un marrón rojizo muy lindo. Esto es opcional, pero es mejor que sea una madera dura de calidad, porque durará más (y siempre suena mejor en el conjunto). Esto vale para tastiera, clavijas, cejilla y cordal.

El puntal, el elemento que hace que lo podamos apoyar en el piso, suele ser de acero o similar. Los mejores son los de fibra de carbono o similar, que son caros. El que viene suele servir, ya lo trae el instrumento de origen.

Arco:

El arco que vienen en los “outfits” chino baratos son horribles. No sirven ni como caña de pescar y se arruinan prácticamente en corto tiempo. Los intermedios suelen ser bastante decentes, aunque desparejos. Hay que tener en cuenta que la cerda, que son los pelos de caballo que se usan para que el arco sea frotado contra la cuerda, se cambian, y esto suele hacerse bastante seguido en casos de estudiantes dedicados. Si bien los mejores arcos son los de madera, suelen ser caros y muy desparejos entre sí, por lo cual es recomendable comprar un arco de fibra de carbono. Estos tienen una consistencia de calidad notable, y puede decirse que un arco de fibra de buena calidad, cuesta unos dos tercios menos que uno de madera de igual calidad. No son sólo para estudiantes, habemos muchos profesionales que los usamos. No hacer caso de propaganda engañosa de luthiers inescrupulosos que los anuncian como productores de lesiones. Jamás alguien se lesionó por usar un arco de carbono. El arco debe probarse con el instrumento que se tocará, ya que cambia mucho el sonido de uno a otro. Los detalles son indistintos, pueden estar entorchados con plata o aluminio, presentar elementos de nácar, marfil o plástico.

Para elegir un arco les recomiendo un artículo muy bueno de https://www.deviolines.com/como-elegir-un-arco/

También se necesita una resina (pez, colofonia, brea) que es una sustancia derivada de la savia del pino, que se pasa por la cerda del arco para que se adhiera a las cuerdas y se pueda tocar.

Otro accesorio indispensable es el apoya puntal (correa, fierrito, maderita) que es el elemento que se coloca en la silla y evita que el instrumento tenga que perforar el suelo (si es posible) o que se resbale.

Aparte de todo esto, hay unas medidas que los instrumentos deben tener para poder ser tocados. Esto será motivo de otro artículo, pero les recomendamos que una vez elegido el instrumento lo lleven con garantía de devolución y lo lleven a un luthier honesto que pueda medirlos y, si está todo bien, calibrarlos y “ponerlos a punto”.

Es muy sabio alquilar un chelo por seis meses o un año antes de hacer una compra. Tal vez perderás el interés en unos meses. Tal vez descubras que no le gusta ese violonchelo en particular, y querrás obtener uno diferente. ¿El comerciante con el que tratás tiene un arreglo de “alquiler con opción a compra”? ¿Qué tal un “intercambio” en una fecha futura para un mejor violonchelo? ¡Sé un buen hombre o mujer de negocios! ¡Sé un buen comprador! No compres el primer violonchelo que veas en la primera tienda de cuerdas que visite. En ARGENCELLO tenemos un anunciante que ofrece este servicio de alquiler con opción a compra y varios estudiantes satisfechos nos han escrito por este motivo.

Patricio Villarejo (argencello@gmail.com)