Pruebe un nuevo enfoque para evitar el colapso de los dedos tercero y cuarto

Tomado de «Strings magazine»
21 DE NOVIEMBRE DE 2018
Por Miranda Wilson

 

“Los dedos deben colocarse redondeados sobre la cuerda”, escribió Jean-Louis Duport en su «Ensayo de 1806 sobre la digitación y la inclinación del violonchelo». Siendo el violonchelista más importante de Europa, amigo y destinatario de dedicatorias de Beethoven,  el padre de la digitación del violonchelo moderno, Duport sabía cómo funcionaba la mano humana y fue capaz de explicar en detalle cómo usarla de manera eficiente en los movimientos mecánicos del violonchelo. «Es necesario utilizar la punta de los dedos, lo más cerca posible de la uña», continuó. “Muchas personas que no pueden doblar los dedos correctamente creen que les falta fuerza. Están equivocados. Esto sucede porque las articulaciones superiores no son lo suficientemente perpendiculares, especialmente el tercer y cuarto dedo. Coloque el dedo plano sobre la cuerda y presione hacia abajo, y la tercera articulación se doblará hacia adentro; colóquelo lo más cerca posible de la uña y quedará redondeado «.

Duport estaba describiendo la sensación que todos tenemos: las articulaciones del tercer y cuarto dedo de la mano izquierda colapsando sobre la cuerda. A principios del siglo XIX, cuando aún se estaban codificando los principios de la técnica del violonchelo, no era raro que los músicos intentaran colocar la mano izquierda en el estilo violín sobre el chelo, con una pronunciada inclinación hacia adentro de la mano (ahora conocida como pronación) . Fue esta inclinación la que provocó la flexión del dedo hacia adentro que Duport deploró. Los libros de métodos posteriores del siglo XIX sugieren adoptar un enfoque más “recto”, con la palma más o menos hacia el cuello del violonchelo, lo que al menos evitó que el tercer y cuarto dedo colapsaran tanto, pero que causó otros problemas de digitación.

Más tarde aún, después de las innovaciones de Pablo Casals, quien se inspiró en la observación de la técnica del violín, la pronación regresó. En estos días, el concepto es axiomático en la pedagogía del violonchelo. El único problema es que usarlo invariablemente puede causar colapso y bloqueo en el tercer y cuarto dedo.
y esto se aplica tanto a la técnica del arco como a la técnica de la mano izquierda.

¿Qué es exactamente la pronación de todos modos?

En términos anatómicos, la pronación ocurre cuando los músculos pronador redondo y pronador cuadrado trabajan juntos tirando del hueso del radio del brazo, lo que hace que el extremo del radio rote alrededor del cúbito. En otras palabras, es cuando el ejecutante gira el brazo hacia adentro. El movimiento opuesto, la rotación hacia afuera, se conoce como supinación. Esto, sostiene la pedagogía estándar, es un problema para una buena técnica, porque hace que el arco sea engorroso y los movimientos de los brazos sean ilógicos.

¿O no lo hace?

Eche otro vistazo al tercer y cuarto dedos

Escucho a muchos intérpretes de cuerdas que suelen quejarse de que sus dedos tercero y cuarto son «débiles». También escucho a los estudiantes decir que quieren “desarrollar músculos” en sus dedos. Pero según los anatomistas, no tenemos músculos en los dedos en absoluto, a menos que cuentes los diminutos músculos erectores  que hacen que el vello de tus dedos se erice, y además, el tercer y cuarto dedo no son en realidad nuestros más fuertes. (¿No lo cree así? La próxima vez que veas a un bebé, haz que tire de uno de tus dedos, verás cuales usa naturalmente para esto).

Tal como observó Duport, lo único que les da la apariencia de debilidad es tratar de empujar la cuerda hacia abajo con los dedos en forma plana. Lo que los hace descender planos en lugar de curvados es la pronación excesiva. En la primera imagen, la mano izquierda de la estudiante está demasiado en pronación para que su dedo anular hipermóvil mantenga una forma curva (ver Fig. 1). En la segunda imagen, ella tiene el mismo problema con un dedo anular derecho colapsando en el arco (Fig. 2).

Una cura pedagógica: todo fue demasiado lejos

Todos los que enseñan violonchelo heredarán, en algún momento, un estudiante que quiera sostener el arco como un garrote usando una terrible posición de arco supinado. Es tentador tratar de volver a entrenar al alumno pidiéndole que coloque la punta del cuarto dedo en la vara del arco, al estilo de un violín, de modo que la mano quede muy pronada. El pensamiento detrás de esta pedagogía es que se puede corregir un mal hábito mediante la corrección excesiva.

Advierto contra esto, porque crea un nuevo hábito que debe deshacerse más tarde. Un maestro anterior le había indicado a la estudiante de las fotografías que tocara  de esta manera y, como resultado, la tensión en su dedo anular hizo que se colapsara contra el mango. Claramente, la pronación no es la panacea que se esperaba.

Eso no quiere decir que los violonchelistas nunca deban «pronar«. Por supuesto que deberíamos. La pronación es excelente para algunas cosas: digitaciones extendidas en la mano izquierda y trayectoria lógica del arco en la derecha. El problema ocurre cuando el ejecutante intenta tocar en una posición de mano «fija», usando la misma forma de mano en pronación igual para cada circunstancia. Cuando los dedos de la mano izquierda martillean la cuerda desde una posición «fija», el violonchelista está condenado a una tensión excesiva, una entonación pobre y un sonido de percusión cuando los dedos golpean la cuerda contra el diapasón.

Los violonchelistas suelen pasar horas practicando ejercicios técnicos difíciles de Bernhard Cossmann, etc., pensando erróneamente que los necesitan para fortalecer sus dedos. En realidad, no es necesario que sean particularmente fuertes. Todo lo que necesitan es una forma de utilizar el peso natural del brazo humano para pasar de un dedo a otro en la cuerda. El brazo humano promedio pesa de 8 a 10 libras, mucho menos que la cantidad de peso necesaria para presionar la cuerda hacia el diapasón. Al utilizar la rotación del brazo, en lugar del método de pronación más martillos, los violonchelistas pueden lograr la versatilidad que desean.

Dedos que caminan: variación de la rotación del brazo (rodar – despegar – roll on – peel off)

Empiece tocando un tetracordio cromático (ex. 3). Comenzando con el dedo índice de la cuerda, asegúrese de que el brazo esté en pronación de modo que la palma de la mano izquierda mire hacia el suelo. Con un movimiento suave y lento, gire el brazo de modo que la palma esté más o menos opuesta al mástil del violonchelo y «pase» el peso del brazo hasta el segundo dedo. Continúe la rotación del antebrazo para caminar hasta el tercer dedo. Finalmente, supina ligeramente el antebrazo para caminar hasta el cuarto dedo. En todo momento, los dedos deben permanecer curvados y el punto de contacto entre el dedo y la cuerda debe ser la punta del dedo, no su yema. El pulgar puede rozar ligeramente la parte posterior del mástil del violonchelo, pero siempre permanece móvil, ya que se opone suavemente a cualquier dedo que esté en la cuerda. La tercera figura muestra la mano izquierda de la estudiante mientras practica este ejercicio (fig 3).

El método de «caminar con los dedos» permite a los jugadores usar todo el brazo para pasar de una nota a otra, con el beneficio adicional de usar el peso del brazo para presionar la cuerda en lugar de «pellizcar» el cuello entre los dedos y el pulgar. También facilita estiramientos más amplios de lo que permite la posición «fija», especialmente en estudiantes con manos muy pequeñas, como el estudiante de la foto.

Repensar la pronación en la técnica del violonchelo

 

También debe considerar lo que sucede cuando toca el tetracordio cromático en movimiento descendente. Cuando se asciende por el tetracordio, la rotación hacia abajo del brazo ayuda a que los dedos «rueden». Por el contrario, descender requiere una rotación hacia arriba del brazo hacia atrás hasta una posición pronada. Puede ser útil para la nitidez de la articulación quitar los dedos de la cuerda con un ligero movimiento de punteo, como si los “despegara” (Ex. 2).

La práctica de este ejercicio en todas las cuerdas y en todas las posiciones y registros del violonchelo permite al estudiante volver a aprender la técnica de digitación de una manera que permite un ángulo cómodo para cada dedo. Es más, puede moverse fácilmente de un dedo a otro en intervalos más amplios que con una posición de la mano «fija», lo que mejora la entonación y la facilidad. En el ejercicio 3, observe cómo el método de «enrollar, despegar» permite a los violonchelistas tocar un tetracordio de tonos completos con facilidad. La rotación del brazo significa que el pulgar, liberado de la posición “anclada” de la técnica antigua, se desliza sin esfuerzo para oponerse al dedo que esté en la cuerda (Ex. 3).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mano del arco

Con solo unos pequeños ajustes en la cantidad de pronación utilizada al inclinarse, puede resolver el problema de los dedos tensos y colapsados ​​de una vez por todas. En la figura 4, la estudiante demuestra cómo cambió la mano del arco para hacerla más redondeada y flexible. El primer paso fue ajustar el ángulo de la cerda sobre la cuerda, ya que anteriormente estaba tocando con la cerda prácticamente plana. Para cambiar esto, giramos la vara un poco más hacia ella, lo que significa que la cerda del arco se movía mirando hacia el puente. Después de este ajuste, sus dedos tercero y cuarto ya no se estiraron demasiado para alcanzar la vara.

En segundo lugar, redujimos la cantidad de pronación que usaba cuando ejecutaba en la mitad inferior del arco, de modo que su tercer y cuarto dedo pudieran curvarse más, acomodándose suavemente en la parte redondeada del talón. Con su exceso de tensión aliviado, la estudiante ahora se sentía libre de hundir el peso de su brazo en la cuerda para producir un tono más amplio y rico. También informó sentirse menos cansada físicamente después de largos ensayos y sesiones de práctica.

Un cambio de técnica que todos pueden dominar

Algunas técnicas de violonchelo son legítimamente difíciles y requieren mucho tiempo para dominarlas. La belleza de este enfoque  es que es fácil y lo puede lograr casi cualquier persona, incluso principiantes. Como muchos profesores, solía poner cinta adhesiva en el diapasón de los violonchelos de los principiantes para guiar sus primeros pasos en la afinación, y en ocasiones colocaba una almohadilla de velcro en la parte posterior del mástil del violonchelo para guiar el pulgar siempre opuesto al segundo dedo. Ahora me he dado cuenta de que estas son muletas superfluas, que además crean hábitos innecesarios que se romperán más adelante. Un buen entrenamiento del oído más el método de “caminar con los dedos” puede contribuir a una técnica relajada y una buena entonación desde las primeras etapas de la instrucción, y son fáciles de implementar para los estudiantes más avanzados que deseen reemplazar los viejos hábitos con habilidades nuevas y eficientes.

Traducido por Argencello (2020)

Argencello

ARGENCELLO es un sitio SIN fines de lucro, por lo cual, la publicación de instrumentos en venta, gacetillas, avisos de lulthiers, casas de música y profesores, curriculums, eventos, artículos, pedidos de instrumentistas, etc. NO TIENE COSTO ALGUNO. Argencello es una web destinada a reunir a los amantes del violoncello; sean éstos estudiantes, profesionales, amateurs…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: